Presentada la Memoria Económica de Cataluña 2019

14 de julio de 2020 Noticias

El año 2019 fue un buen año a pesar de la desaceleración económica, sobre todo si tenemos en cuenta que el contexto internacional era adverso, con guerras comerciales, incertidumbre por el Brexit y crisis de la industria automovilística en Europa. Sin embargo, Cataluña creció un 1,9% en 2019, por sexto año consecutivo por encima de la media de la zona euro, y tenía buenas perspectivas para 2020 antes de que estallara la pandemia del coronavirus.

Como consecuencia de la Covid-19, Catalunya sufrirá la caída más drástica de la economía desde la Guerra Civil (superior al -10%). En el 2020 hay poco margen de mejora, pero la intensidad de la recuperación que se producirá a partir del 2021 dependerá tanto de los cimientos del crecimiento económico en el periodo reciente, como de las medidas que se tomen para reorientar el modelo productivo hacia las actividades que tendrán más futuro. Esto pasa necesariamente por hacer una apuesta decidida por la formación, la I+D+I, la transformación digital y las infraestructuras en sentido amplio, desde las de transporte hasta las tecnológicas, de investigación y energéticas; solo así esta crisis se podrá convertir en una oportunidad.

Estas son las principales conclusiones de la recientemente presentada Memoria Económica de Cataluña 2019, y que este año trata monográficamente El futuro de las infraestructuras en Cataluña. (ver la Memoria Económica

El balance de 2019 nos deja tres buenas noticias que serán vientos a favor en la salida de la crisis Covidien-19, y tres debilidades que jugarán en contra de la recuperación.

Los Factores positivos del crecimiento del 2019 que serán vientos a favor en la salida de la crisis postCovid-19 son: 

  1. El grado de apertura e internacionalización de Catalunya es cada vez más grande, señal de la competitividad de nuestra economía.
  2. Catalunya continúa teniendo potencial industrial y capacidad de atracción de inversión extranjera en el sector manufacturero.
  3. Aumento progresivo de los salarios e intensa creación de ocupación, pero que esconde un problema de productividad.
Contrariamente, los factores negativos del crecimiento de 2019 que jugarán en contra de la recuperación postCovid-19 són:
  1. El gasto en I+D en Catalunya está lejos de la media europea, principalmente por el escaso esfuerzo realizado por las empresas durante la última década.
  2. Baja calidad de la ocupación creada durante la recuperación que afecta sobre todo a los jóvenes.
  3. La reducción del déficit público durante la fase expansiva no ha sido suficiente para encarar una nueva crisis.
Ver nota de prensa de la Cámara de Comercio de Barcelona (cat)  

Llegir notícia en català

© 2017 30Virtual. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Aviso legal.