Opinión "La Empresa como ecosistema de equipos de trabajo"

16 de septiembre de 2020 Noticias

En el mundo actual, la creciente diversidad y complejidad de las necesidades y deseos de la población obliga a las empresas que quieren satisfacerlos adecuadamente a reunir y coordinar una serie cada vez mayor de recursos y competencias. La concepción de la empresa como un ECOSISTEMA de EQUIPOS de TRABAJO puede resultar de gran ayuda.

El mundo desarrollado evoluciona a ritmos exponenciales. La SOCIEDAD demanda nuevos productos y nuevos servicios sin tregua. La evolución del conocimiento y de la tecnología da respuestas a esas demandas, y a su vez impulsa nuevas demandas. Es un círculo frenético que se autoalimenta y se retroalimenta. Para dar forma a su oferta, para producirla y para hacerla accesible a los consumidores, hacen falta equipos de trabajo, porque las habilidades y competencias individuales resultan insuficientes la inmensa mayoría de las veces.

Las EMPRESAS necesitan equipos de trabajo, no solo para satisfacer las expectativas de sus clientes y consumidores, sino también porque, como organismos vivos que son, necesitan construirse un futuro en sí mismas, desarrollar conocimiento interno y habilidades entre sus colaboradores, elaborar procesos de trabajo y generar constantemente nuevos conceptos; en definitiva, asegurarse su desarrollo de forma consistente. Los equipos de trabajo son un instrumento muy útil en estos aspectos.

Y finalmente las PERSONAS, los colaboradores internos en las empresas, que no trabajan únicamente para recibir un salario, aunque en muchos casos esta puede ser la razón principal, sino que cubren en el trabajo también necesidades de tipo social o de desarrollo personal o profesional. Formar parte activa de un equipo de trabajo contribuirá positivamente en esos ámbitos.

Los equipos de trabajo se compactan en torno a un objetivo común, unos valores comunes y una complementariedad de competencias, entre otros elementos.

El OBJETIVO COMÚN debe ser accesible y entendible por todos los miembros de un equipo dentro de su propio entorno de trabajo; si no es así, no ejercerá su función integradora y no servirá de guía para las personas. Por otra parte, en una empresa es necesario establecer DIFERENTES RANGOS de OBJETIVOS, con el propósito de ordenar las actividades directas y las de soporte, coordinar los esfuerzos de los equipos y de las personas y asignar adecuadamente los recursos.

Como consecuencia de ello, en una empresa serán necesarios EQUIPOS a DIFERENTES NIVELES. No significa renunciar a pensar en la empresa como un solo equipo, porque conceptualmente ha de serlo y lo será, pero operativamente existirán equipos a diferentes niveles. El director general con sus directivos será un equipo de trabajo operativo, cada directivo con sus responsables de departamento será otro equipo de trabajo operativo, y cada responsable tendrá al mismo tiempo un equipo que liderar.

Para que la empresa cumpla con su misión y consiga sus objetivos, todos los EQUIPOS de TRABAJO deben ser PRODUCTIVOS INTERNAMENTE y deben FUNCIONAR de forma COORDINADA con el resto de equipos de la empresa, tanto en vertical como en horizontal.

Esta idea, simple en sí misma, es de COMPLEJA REALIZACIÓN. El director general no puede solo pensar en su equipo directo, sino que debe valorar los efectos de sus decisiones sobre todos los equipos de la organización. Los directivos y responsables de departamento deben conjugar sus roles y responsabilidades en el equipo que lideran y en el equipo del que forman parte pero que no lideran. Y también deben pensar en otros equipos paralelos, en línea con el compromiso debido hacia el conjunto de la organización.

El acoplamiento de los equipos debe producirse además en un entorno habitualmente cambiante. Clientes, proveedores, competidores, los propios miembros de los equipos, todos generan cambios constantes en el terreno de juego. Puede haber bajas, nuevas incorporaciones o movimientos dentro de la organización. Una estructura simple y con pocos niveles puede facilitar la gestión. Es realmente un PROCESO SIN FIN, porque la meta se va moviendo y el camino también va cambiando.

Puede resultar agotador a veces, pero supone al mismo tiempo un estimulante reto de gestión. La empresa se convierte así en un ECOSISTEMA de EQUIPOS de TRABAJO, en el que hay que liderar equipos, crearlos y desarrollarlos, hay que mantener los equilibrios necesarios con el resto de equipos, y hay que tener siempre presentes los objetivos de la empresa. En definitiva, se trata de CONTRIBUIR a los INTERESES ESTRATÉGICOS de la EMPRESA a través del ESFUERZO PERSONAL en todos los EQUIPOS que una persona LIDERA o en los que PARTICIPA.

Pablo Soler 
Director Corporativo
Grup Heracles 

Este post se publicó originalmente en Linkedin el 23 de mayo de 2020

Llegir article en català

Otros artículos de Pablo Soler:

© 2017 30Virtual. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Aviso legal.