Un 40% de las empresas de Sant Cugat se han visto obligadas a realizar un ERTE o ajustar su plantilla durante la crisis de la Covid-19

24 de diciembre de 2020 Noticias

Sant Cugat Empresarial ha hecho públicos los resultados del segundo informe sobre la afectación de la crisis de la Covid-19 en el tejido productivo y económico de Sant Cugat.

El estudio pone de manifiesto las medidas de ajuste de plantilla que las empresas se han visto forzadas a realizar en este segundo periodo de restricciones de actividades como consecuencia de la pandemia. Un 33,3% de las empresas se han visto obligadas a hacer un ERTE, un 22,7% han consensuado medidas específicas con sus trabajadores, y un 6,7% han tenido que ajustar la plantilla. De éstas, las micro y pymes, han sido las más afectadas. Los sectores que se han visto forzados a realizar un ERTE coinciden con los sectores que han visto limitada su actividad o que no tienen actividad por cierre o baja, es decir, el ámbito de la restauración, la hostelería, la educación y el ocio, actividades de creación artística y espectáculos, deportivas, recreativas, y eventos.

El informe también evidencia, el colapso del Servicio Español de Empleo (SEPE), ya que el 63% de las empresas tienen conocimiento de que sus trabajadores han sufrido problemas con la gestión y cobro de las prestaciones de desempleo.

En cuanto a la productividad, el estudio constata que un 54,6% de las empresas han visto como esta se reducía considerablemente. Por su parte, un 13,3% de las compañías ha incrementado su facturación, un 18,7%, la han mantenido con normalidad, mientras que un 2,7% ha sido nula. Si lo comparamos con la primera ola, las cifras mejoran ligeramente, aunque éstas siguen teniendo un impacto catastrófico en la economía local.

Esta segunda ola de la pandemia, también ha provocado que las empresas hayan tenido que endeudarse aún más. Según el informe, el 41,4% de estas compañías se han visto obligadas a reforzar su tesorería con préstamos ICO, y un 49,3% de ha recibido alguna ayuda pública. En el primer estudio realizado durante el mes de mayo, las empresas que se habían visto obligadas a solicitar un préstamo ICO fue de un 32,6%, por lo tanto la cifra se ha incrementado. En este sentido, el empresariado santcugatense reclama urgentemente tomar nuevas medidas. Un 69% pide suspender pagos, un 49,3% ayudas a fondo perdido directo a las empresas, un 46,7% exonerar a las pymes de cotizaciones, un 42,7% condonar cuotas a los autónomos, y un 25,3% diferir pagos de alquileres o suministros básicos.

Por otra parte, el estudio vuelve a poner de manifiesto que el teletrabajo es una tendencia que ha venido para quedarse. Eso sí, en esta segunda ola gana peso la actividad combinada de teletrabajo y centro de trabajo con un 46,7%, seguida de la actividad laboral en el lugar habitual, pero con modificaciones de horarios y turnos, con un 28% .

Finalmente, el tejido empresarial santcugatense muestra su escepticismo con el retorno a la 'normalidad', y considera que se tardará tiempo en recuperar la actividad a niveles precovid. Un 34,7% indica que se tardará más de 6 meses, y un 28% no antes de 4 a 6 meses.

Llegir notícia en català

Noticias relacionadas

© 2017 30Virtual. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Aviso legal.